Paso 5 ¡¡Ahorra esfuerzos!!

"El único lugar en el que éxito viene antes que trabajo es en el diccionario"  — (Vidal Sassoon)

1. Concepto

Prácticamente el 40% de las personas desempleadas deciden realizar una oposición.  No obstante, tomar esta decisión no es una tarea sencilla, ya que  implica renunciar a una gran cantidad de tiempo, actividades y otras oportunidades de futuro. De modo que esta situación implica la necesidad de valorar los pros y contras de dicho proceso.

Como hemos comentado en otras ocasiones el apoyo familiar y del entorno, un respaldo económico, la disponibilidad de tiempo, la presencia de un espacio adecuado para el estudio o la capacidad de organización y dedicación son algunas de las variables  que más influyen en la decisión de preparar una oposición.

Una vez que hemos tomado la decisión, debemos contar con  un plan de acción perfectamente pautado que nos permitan optimizar la formación y preparación.

Iniciar el camino, tomar la decisión no es para nada la tarea más complicada que deberemos abordar. La motivación y la ilusión de los primeros meses nos generaran una expectativa positiva en torno a las posibilidades de alcanzar la meta.

Pero debemos tener muy presente que, la rutina, la monotonía, el aislamiento, y el descenso de actividades lúdicas  y motivantes, nos  influirán negativamente en nuestro estado de ánimo, pudiendo dar lugar a “crisis personales” y dudas sobre el deseo de continuar con este proceso.

El hastío,  la alta autoexigencia y las presiones recibidas por parte del entorno contribuirán al desarrollo de una mayor inseguridad y dudas sobre las capacidades personales.

Esta situación facilita el origen de diversas problemáticas que mermarán la motivación y la ilusión de los primeros momentos. Pudiendo dar lugar a pensamientos catastrofistas y/o dicotómicos (pensamiento polarizado, «todo es bueno» o «todo es malo», anticipaciones negativas y diversas obsesiones relacionadas con el estudio.

La proximidad de las fechas de  examen y la escasez de tiempo disponible fomentan la ansiedad e inseguridad.

No obstante, existe una serie de recomendaciones que permitirán gestionar estos estados de activación con una mayor eficacia y, de este modo, fomentar un mejor desempeño en el estudio y la preparación de la oposición

2. Desarrollo

  1. SER MENTALMENTE EFICIENTE

 

 "Somos lo que hacemos con lo que hicieron de nosotros"  —Jean Paul Sartre 

No podemos elegir nuestras circunstancias vitales, pero sí podemos modular nuestros pensamientos y actitudes ante lo que nos rodea.

Lo hemos dicho en multitud de ocasiones. No podemos dejar que nuestro estado de ánimo influya en el cumplimiento de nuestros objetivos. Un mal día no puede arruinarnos una sesión de estudio.

Debemos trabajar día a día para conseguir una #mentalidadtriunfadora #mentalidadresiliente #mentalidadapruebadebombas

No importa como vayan las cosas, el camino es siempre adelante. No perder nunca la esperanza, y continuar motivado a pesar de los fracasos. FORJAR UNA VOLUNTAD DE HIERRO.

“Érase una vez un campesino que cuidaba algunos caballos para que lo ayudasen en las labores agrícolas en su pequeña hacienda. Un día, el capataz le dio una mala noticia: el mejor de sus caballos había caído en un pozo. El campesino no se lo podía creer y se dirigió raudo al lugar, donde pudo ver al caballo en el fondo del pozo. Con todas sus fuerzas, trató de sacar al caballo. Al ver que era imposible e incapaz de encontrar una solución para sacar al caballo del agujero, no tuvo más remedio que pedirle al capataz que echara tierra en el pozo para que el caballo quedara enterrado allí mismo.

El capataz empezó a echar arena. El caballo, deseoso de seguir viviendo, no se dejó enterrar por la tierra que iba cayendo y la usó para ir subiendo, con mucho esfuerzo, hasta que finalmente logró salir.”

¿Cuál es tu actitud en la vida? ¿Dejas que la tierra te engulla o la usas para escalar?

 

    1. EQUÍPATE

          ¿Pero qué, cómo hacerlo?

  1. Trabajando la inteligencia emocional

Nos ayudara a conocernos y relacionarnos de manera eficiente y asertiva, a mantener la calma en las situaciones difíciles, a ser más realistas, más productivos, a mantener el equilibrio emocional, a estar más preparados ante el cambio, etc. Aprender a  gestionar las emociones es fundamental para la preparación de oposiciones

  1. Conócete y acéptate a ti  mismo.

Acepta tus fallos, perdónate, se compasivo y realista. Prémiate y reconócete cuando lo merezcas. No siempre salen las cosas como esperamos. No siempre tenemos la culpa y aunque la tengamos, posiblemente y siendo realistas también está en nuestra mano la solución

  1. Confía en ti

Esto te  permitirá  superar casi cualquier reto. Las personas con un alto nivel de autoconfianza puede que no siempre logren sus objetivos, pero nunca se rinden. Esta confianza en la propia capacidad les ayuda a no desmoronarse ante el fracaso y seguir adelante en el cumplimiento de las propias metas y objetivos. Ese es el camino a seguir.

  1. Unas veces se gana y otras se aprende

Aprender de cada error, cada fracaso, cada derrota, cada contratiempo. La carrera de opositar está llena de ellos. Tener la capacidad de aprender de cada caída es lo que nos permitirá crecer. Valora las razones por las que no has alcanzado el objetivo así como las posibles mejoras que se podrán aplicar durante próximo periodo de preparación.

La serenidad es una virtud que a menudo escasea.

  1. Los demás, están de más

No esperes que los demás apoyen tu sueño. Nadie desde tus sueños, son sólo tuyos, no esperes que los comprendan.

Dale a esto la importancia justo. El desgaste psicológico de estar constantemente pensando en lo que los demás piensen de uno mismo puede ser mentalmente agotador. Se fiel a tu  camino.

  1. Recuérdate quien eres, por qué estamos aquí, qué te empujo a tomar la decisión

Hazlo diariamente, esto te ayudara a no desviarte del camino que has decidido seguir y a estar en constante movimiento.

  1. Abandona la zona de confort

Créeme, todo lo que buscas y necesitas esta fuera de ella, de la mano del cambio. Enfréntate a tus inseguridades  y prepárate para aprender de todo el proceso

No temas a la incertidumbre,  salir de la zona de confort significa afrontar nuestros plantarle cara y aprende también de las malas experiencias.

  1. Mantén una mentalidad positiva también en las adversidades

Las personas mentalmente fuertes tienen una mentalidad positiva pase lo que pase. Por tanto, ya sea a la hora de salir de la zona de confort, de afrontar la incertidumbre, cuando fracasan, etc., siempre mantienen la actitud y la mentalidad positiva. El poder está en la mente.

  1. Practica la resiliencia

Debemos ser capaces de hacer frente a las adversidades de la vida y salir fortalecidas de ellas. Debemos aprender a dominar esta capacidad con práctica y una buena actitud.

 

  1. CONDICIONANTES DEL ESTUDIO

 

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad"  —Albert Einstein

Existen tres cosas que no pueden faltar en nuestra hoja de ruta para que esos condicionantes del estudio no nos afecten de lleno.

 

  • Capacidad de compromiso

Creer en lo que haces, comprometerte con aquello que te importa. Este compromiso va más allá y engloba diversos aspectos de la vida, como el ámbito laboral, las relaciones interpersonales y la vida diaria.

  • Control:

Capacidad para encontrar las motivaciones intrínsecas que contiene el camino iniciado. Debemos ser capaces de sentirnos motivados por algo sin necesidad de ser compensados directamente.

Sentir pasión por lo que hacemos disfrutar y aprender del camino. Nuestra felicidad depende sólo de uno mismo.

  • Amor por los retos:

Los cambios son algo consustancial a la vida. Comprenden los cambios no como fracasos sino como retos beneficiosos para su desarrollo individual, como una oportunidad para mejorar y seguir progresando en cualquier ámbito de la vida.

 

    1. CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

 

Existen factores que condicionan los estudios (tanto internos como externos). Es decir, no es lo que hagamos propiamente dicho, si no todo aquello que envuelve el hecho de estudiar (tanto en nuestro interior, nosotros mismos; como nuestro entorno, lo que nos rodea) y que nos influye y condiciona a la hora de estudiar

Como bien sabes los factores internos son más difíciles de cambiar; mientras que los externos son más sencillos de modificar.

FACTORES CONDICIONANTES INTERNOS (lo que está en nosotros mismos):

  • Inteligencia y capacidad intelectual:

Poseer una alta capacidad intelectual no te garantizará nada si no existe trabajo, motivación y esfuerzo. Pero como bien sabes nuestra inteligencia y capacidades pueden mejorarse y entrenarse

  • Actitud a la hora de abordar la tarea

Lo hemos dicho en otras ocasiones no podemos enfrentarnos al estudio con cualquier actitud, ni de cualquier manera

  • Buena base.

Contar con una buena base metodológica y técnica a la hora de enfrentarnos a  la preparación de una oposición. Si no cuentas con ella previamente, nunca es tarde para adquirirla.

  • Autoconcepto

La imagen y expectativas que tengamos sobre nosotros mismos y sobre nuestras posibilidades puedes ser uno de los mayores condicionantes. Tenemos tendencia a responder según las expectativas que se tienen puestas en nosotros. Cuánto mejor sea nuestra propia imagen personal, más cerca estaremos del éxito.

  • Capacidad de atención y concentración.

Lo desarrollaremos en el siguiente apartado debido a la importancia de su establecimiento y mantenimiento

  • Motivación

Se puede complementar por una cierta voluntariedad y un buen hábito de estudio). E

Pero es insustituible. La motivación es el resultado de

MOTIVACION = DESEO + METAS + CIRCUNSTANCIAS FACILITADORAS (Seguridad en ti mismo, dificultad de la tarea y ambiente ).

Cuánto más lejos quede la meta y mayor sea el tiempo de espera, menor será la motivación. Esto es algo que no debemos perder nunca de vista.

FACTORES CONDICIONANTES EXTERNOS:

Son los más fáciles de modificar, y son desencadenantes de los factores internos (ayudan a mejorarlos)

    • Lugar de estudio:

Debe ser siempre el mismo.

Solitario.

Silencioso.

Que no tenga distracciones alrededor.

Que esté bien ventilado.

Que tenga una temperatura adecuada (entre 18º y 22º).

  • Iluminación:

Mejor natural que artificial.

Que entre por la izquierda (para los diestros; por la derecha para zurdos).

  • Mobiliario

Mesa: amplia para que quepa todo y que no produzca reflejos

Silla: con respaldo y no demasiado blanda.

  • Postura física al estudiar:

De ángulo recto: pies paralelos y apoyados en el suelo, ángulo recto en tobillos, rodillas y trasero, espalda apoyada en el respaldo y antebrazos sobre la mesa.

  • Cubrir necesidades básicas

 Antes de ponernos a estudiar debemos tener cubiertas todo tipo de necesidades (tanto físicas como psicológicas -llamadas de teléfono, consultar redes sociales….), con el fin de evitar las distracciones y  mantener la atención y la concentración.

  • Mantén a raya los ladrones de tiempo

Móvil apagado (o modo silencio) y fuera del alcance (para evitar tentaciones).

  • Higiene mental:

Ejercicio regular (3 / 4 horas repartidas por la semana) Alimentación: rica en proteínas, fósforo, calcio y vitaminas.

Factores positivos o que juegan a favor del opositor

Adquirir el estatus de empleado público  supone asumir muchas responsabilidades. Por este motivo, y lo explicamos en el PASO 1. Iniciar el Camino:  el principal factor positivo que debe tener un opositor es que conozca muy bien las características de la profesión y el puesto de trabajo al que pretende acceder.

Valorando:

  • Competencias, actitudes, aptitudes, condiciones y necesidades específicas del puesto de trabajo.
  • Los procesos clave que  integran tanto la oposición como la profesión en sí y el puesto de trabajo concreto.
  • Prever la necesidad de reforzar ciertas competencias para  desarrollar con éxito el trabajo una vez conseguido el puesto.
  • Conocer y estudiar el temario oficial.
  • Conocer y preparar las pruebas  que se ejecutan con el fin de evaluar diversos aspectos del candidato: competencias, motivaciones, adaptaciones emocionales, habilidades idóneas, perfil psicológico, etc.

Factores negativos o errores a evitar

  • No organizar y planificar el tiempo óptimamente

Es muy importante realizar una planificación de la preparación de oposiciones de forma realista e integral, teniendo en consideración todos los temarios y pruebas prácticas a preparar y el tiempo que de verdad disponemos en función de nuestras obligaciones y estilo de vida.

  • Estudiar sin metodología
  • No existe el Santo Grial, ni una técnica o método único y eficaz para todos, porque cada persona tiene una forma particular de aprender
  • No darle la suficiente importancia a los ejercicios prácticos o pruebas orales o demás pruebas que componen la oposición y dedicarme sólo a la preparación de las mas teóricas.

Muchas veces  tendemos a enfocar nuestros esfuerzos básicamente en la preparación del temario, confiando en la improvisación para el resto de pruebas  o dedicándole un tiempo mínimo e insuficiente.

 Se trata de un error tan frecuente como importante, ya que deberemos superar todas las pruebas y estas  también tienen peso en la nota final, por lo no podemos confiar en la improvisación.

 

  1. ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN

“Un poco más de persistencia, un poco más de esfuerzo, y lo que parecía irremediablemente un fracaso puede convertirse en un éxito glorioso” .— Elbert Hubbard

Hoy hablaremos de dos procesos psicológicos íntimamente ligados y condicionados entre sí. Estos SON IMPRESCINDIBLES EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE.

LA ATENCIÓN Y LA CONCENTACIÓN, ambas pueden estimularse, entrenarse y mejorarse.

Según la Real Academia de la Lengua Española, la concentración es “la acción y efecto de centrar intensamente la atención en algo”.

 Es decir la concentración es el mantenimiento prolongado de la atención

La atención es un proceso cognitivo fundamental en la codificación de la información. La concentración, es primordial para focalizar esa atención en la actividad que se está realizando.

La atención es fundamental para preparar oposiciones, ¿Sabes gestionarla? La atención, es muy limitada y de carácter voluntario.

Debemos tener en cuenta que existen diferentes tipos de atención, nosotros nos centraremos en la atención voluntaria

Es decir nos centraremos en la capacidad de concentrarnos en un estímulo de manera voluntaria, aunque este no nos resulte intenso ni interesante. Esta atención se caracteriza siempre por mantenerse activa y consciente de su funcionamiento y además ser selectiva, sostenida en el tiempo y dividida, lo que nos permite prestar atención a más de un estímulo a la vez.

Cuando hablamos de atención podemos distinguir tres procesos distintos. Cada uno de ellos nos permite realizar una actividad distinta.

  • Atención selectiva: permite captar solo ciertos elementos, pudiendo distinguir esos que son relevantes de esos que no lo son.
  • Atención sostenida: permite permanecer consciente o atento durante largos periodos de tiempo.
  • Atención dividida: permite atender a dos o más estímulos de forma simultánea.

Como bien sabes la atención responde a estímulos que en ocasiones escapan a nuestro control. Cuanto mayor es el grado de atención voluntaria que tenemos mayor será el control que tengamos sobre ella. La consciencia aquí juega un papel fundamental.

Debemos aprender a mantener el control sobre nuestra mente. Ser MENTALMENTE EFICIENTES.

“Según los estudios, la atención de alerta dura en torno a ocho segundos y un minuto. Recuerda mantener a raya los ladrones de tiempo, bloquea esas distracciones. En programas anteriores te ofrecimos diferentes soluciones de cómo hacerlo.

Analiza tus horas de dedicación al estudio, dedicas esas horas al objetivo propuesto o se te escapa el tiempo en otras actividades que distraen tu atención? Cómo está afectando esto a tu rendimiento?

Te recomendamos que durante unos días observes y registres lo que haces en tu tiempo de dedicación al estudio, tratando de identificar, para poder controlar esos distractores.

Se honesto contigo mismo y calcula el tiempo que habitualmente pierdes estudiando. Se trata de que tomemos conciencia de la realidad, una vez conozcamos el problema estaremos en condiciones de tomar medidas.

Recuerda que conocernos es fundamental a la hora de estar preparados para abordar activamente el estudio de una forma efectiva.

 

    1. PAUTAS PARA LA MEJORA

 

¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de atención? Te explicamos cómo trabajarlo de una forma sencilla gracias a unas actividades

1) Prestar atención al estímulo correcto

Para trabajar la atención, una de las tareas más importantes a realizar es aprender a fijarnos en los estímulos correctos.

De lo contrario, podrías tener una gran capacidad de concentración o mucha facilidad para mantener tu atención durante largos periodos de tiempo a un estímulo, pero eso no te asegura que estés prestando atención a estímulos correctos, por lo que tu atención podría continuar siendo disfuncional.

Para trabajar esta atención selectiva se puede realizar un ejercicio en el que se selecciona un estímulo frente otros muchos estímulos distintos. Por ejemplo HACIENDO SOPAS DE LETRAS. Cuanto más estímulos diferentes haya más difícil será la tarea, y por lo tanto se realizará un mayor trabajo atencional.

2) Distingue estímulos muy similares

No solo estaremos aprendiendo a seleccionar adecuadamente los estímulos a los que tenemos que prestar atención y a apartar todos aquellos que sean distintos, sino que además, aprendemos a focalizar la atención sobre los detalles

Una actividad MUY EFECTIVA es la de encontrar las diferencias entre dos dibujos prácticamente idénticos.

Mejorar la Atención

3) Acostúmbrate a trabajar con dos estímulos a la vez

4) Divide tu atención

Tener la capacidad de poder prestar atención a más de un estímulo a la vez es probablemente una de las mejores habilidades que tenemos.

Un buen ejercicio seria trabajar con una imagen con 4 figuras distintas. Se trataría de colocar un número debajo de cada una de ellas lo más rápido que puedas. Atendiendo a 4 de forma simultánea.

5) Agrupa estímulos en una categoría

Debemos entrenar la capacidad de agrupar estímulos, ya que esto simplificara notablemente la tarea atencional y nuestra mente se organiza para prestar atención de una forma dirigida y productiva.

6) Agrupa estímulos en varias categorías

Más importante que la tarea anterior es saber agrupar estímulos en categorías distintas.

Por ejemplo: imagina que vas a comprar y tienes que hacer la lista de las cosas que necesitas.

Cuando estés comprando, te será mucho más fácil si agrupas los alimentos que necesitas en función de la parada en la que los tienes que comprar que si apuntas uno en cada punto de la lista sin ningún orden.

7) Invierte tu atención

Para trabajar nuestra atención más profundamente, un buen ejercicio es realizarlo con números.

En concreto con este ejercicio debes atender a los números que se presentan, y escribirlo en orden inverso. Por ejemplo, ante el primer número 625, el inverso sería 526.

8) Mantén tu atención visual y auditiva

Durante periodos prolongados de tiempo es una tarea difícil, muy sujeta a posibles distracciones o falta de concentración.

Por ello, es bueno ejercitarla

Así pues, para trabajar este tipo de atención te propongo el siguiente ejercicio:

– Pon tu programa de radio favorito y escúchalo con atención.

– Tu tarea no será escuchar el programa de forma general o quedarte con los conceptos de los que se hablan.

– Tendrás que identificar una sola palabra, por ejemplo: el nombre de la emisora.

– Cada vez que escuches esa palabra, deberás apuntarla en una hoja.

– Puedes realizar esta tarea con la máxima concentración posible durante unos 30 o 40 minutos.

Pero la atención no lo es todo, estar concentrados para poder mantener esa atención es una habilidad más que necesaria.

Hay muchos factores que influyen en ella y, aunque no podamos controlarlos todos, sí podemos ‘entrenar’ y ayudar a nuestra mente a alcanzar un estado de concentración óptimo siguiendo unas claves: Organizar, Preparar y Continuar.

  • ¿Por qué a veces te resulta tan complicado concentrarte?

Imagina poder sentarte frente a los apuntes que tienes que memorizar y ser capaz de ignorar todas las distracciones, dedicando tu completa atención al material y ponerte a ello sin pensar.

  • ¿Cuánto mejoraría esto tu comprensión? ¿Y el tiempo que tardas en memorizar el temario?

Estar concentrado repercute directamente en los resultados. Por eso, no importa si estudias 2, 4 u 8 horas al día. Lo importante es saber si el tiempo que estudiar es realmente tiempo de CALIDAD. No siempre más cantidad  de tiempo es mejor, ya que nuestra concentración NO es infinita.

Pero podemos mejorar la CONCENTRACION y te damos recomendaciones de como poder hacerlo. EMPECEMOS POR tres ejercicios de concentración imprescindibles para estudiar y alcanzar una productividad excelente que te permita abordar cualquier lectura, examen o tarea de forma mucho más sencilla.

1. Organízate

Mantén tu agenda organizada de tal manera que cuando tenga lugar tu sesión de estudios, estés desconectado de todo lo demás (no consultar redes sociales, correo electrónico, hacer la compra o la cena o atender el teléfono. Administra correctamente tú tiempo, de ello depende de tu productividad. No dejes lugar a los imprevistos que desvíen tu atención y den al traste con tu concentración

2. Prepara tu material de estudio

Cuando eres consciente de la tarea de estudio que vas a abordar lograrás estar concentrado en esa tarea con mayor facilidad.

¿Cómo preparar el material de estudio?

  1. Haz una lectura general y rápida de lo que vayas a estudiar. No es necesario tomar notas ni subrayar. Se trata de una primera lectura de toma de contacto, de manera que podamos tener una idea general de la materia de estudio.
  2. Luego haremos un resumen dividiendo la lectura y anotando lo que consideres más importante.
  3. Finalmente realiza un mapa mental del tema a estudiar te facilitara enormemente la memorizarlo del mismo.

Lo hemos dicho en más de una ocasión. A la hora de memorizar: DIVIDE Y VENCERÁS

Cuánto más consigas diseccionar un tema mejor será tu atención y tu concentración. Son mucho más fáciles de abordar, comprender y memorizar las porciones pequeñas

Y créeme ponerte a memorizar con la idea clara de lo que pretendes conseguir es increíblemente poderoso.

3. Entrena la concentración mental.

Si estás viendo una película o leyendo un libro que te gusta y no entiendes algo o te pierdes algún detalle, ¿paras la película y la retrocedes? ¿Relees los capítulos anteriores?

La respuesta seguramente sea no, porque consideras que a pesar de haberte perdido algún detalle podrás seguir la trama perfectamente sin perderte. Y, logras ver la película concentrado, del tirón y sin realizar ninguna otra tarea o leer el libro y avanzar capítulos durante horas

 Debemos hacer lo mismo cuando estudiemos

Cuando empecemos un tema nuevo, intentaremos leerlo hasta el final sin repasar ni releer párrafos anteriores. Tomando las notas que consideremos sin miedo a perder el hilo.

Si lo hacemos como hemos recomendado anteriormente en una segunda lectura comprobaremos que ya nos hemos familiarizado con el tema.

Y además debes…

  • Definir bien las tareas a realizar.

Antes de ponerte a estudiar tienes que decidir en qué tarea te vas a centrar, solamente en una. Motivo: nuestro cerebro no está acostumbrado a la multitarea, ni a tomar decisiones complejas.

  • Refúgiate en tu zona de estudio

Son muy importantes para concentrarse las condiciones ambientales de estudio de tus oposiciones

Para que sea perfecto necesitas que sea un espacio que te permita estar con cierto grado de silencio soledad y a salvo de distracciones

  • Desconéctate aparca el móvil

Es importante no perder la noción del tiempo y evitar (en lo posible) internet.

  • Ten siempre tus “herramientas” de estudio a mano y preparadas.
  • Organiza tus cosas: papelería, bolígrafos, subrayadores, apuntes,… y comprueba que tienes todo disponible a mano antes de ponerte a estudiar.
  • Toma pequeños descansos que te ayuden a no perder la concentración

Tu cerebro necesita desconectar de vez en cuando para asimilar y procesar tanta información, ya que es muy difícil mantener la atención al 100% durante más de una hora. Por lo que os recomendamos no estudiar más de dos horas seguidas. Programar descansos periódicos, 5-10 minutos como mucho para no desconectar por completo y que luego te cueste mucho retomar el hilo. Planear los descansos nos ayudará a que éstos no se alarguen demasiado.

Para reducir la fatiga atencional es recomendable dar un paseo, practicar alguna actividad que te motive y te haga sentir bien

  • Entrenar tu mente te ayudará a aumentar la concentración

Los expertos aconsejan entrenar la mente unos 20 minutos al día para potenciar todas nuestras capacidades naturales.

  • ¿Cómo puedes entrenar la mente para mejorar la concentración?

Pues con juegos típicos como el sudoku, sopas de letras, el ajedrez  o cualquier apps para estudiar y entrenar el cerebro. Existen multitud de ellas y prácticamente desde cualquier lugar y dispositivo puedes entrenar tu mente con juegos de lógica, de memoria, de atención, concentración, velocidad de reacción o de agilidad mental. En la bibliografía hay enlaces con algunas de ellas.

Anímate a descargar alguna y verás cómo además de divertirte mejoras notablemente tu tención y concentración.

4. ¡¡Motívate!!

Añadir nuevo comentario