La importancia de aprender idiomas en edades tempranas: cómo, cuándo y por qué

Aulas PCC
INFOGRAFIA Importancia Aprender Edades Tempranas.png

¿CUÁNDO Y POR QUÉ APRENDER IDIOMAS EN EDADES TEMPRANAS?

            Aprender idiomas es un ejercicio saludable para nuestro cerebro y así lo demuestran algunos estudios de Psiquiatría. Al hablar un segundo idioma se mejoran las condiciones cognitivas, de inteligencia, de percepción y memoria.

            Un niño al nacer tiene cien millones de neuronas independientes y sin ningún tipo de conexión. Por eso se habla de la estimulación temprana ya que es importante que el niño esté expuesto a experiencias que le permitan hacer conexiones cerebrales y, por tanto, el repetir estas experiencias hace que esas conexiones se estabilicen y pasen a formar parte del conocimiento del individuo, modelando a su vez su cerebro. Por ello, la enseñanza de una segunda lengua en edades tempranas es otro tipo de experiencia y estimulación que el niño adquirirá ayudándole en su desarrollo cognitivo.

            Existen diferentes estudios que demuestran que los niños que no han sido expuestos a una experiencia bilingüe antes de los ocho años no tendrán una mente bilingüe. Tendrán la capacidad de aprender una lengua, pero no se considerarán bilingües. Hasta el año y medio de edad es el período crítico de aprendizaje.

            Nuestro cerebro es un músculo, por lo que, aprender una nueva lengua involucra memorizar nuevas cosas y vocabulario y esto ayuda a hacer nuestro cerebro más fuerte y con más capacidad

            Un estudio, realizado en la Universidad British Columbia de Canadá por la Doctora en neuropsicología Whitney Weikum y la profesora de psicología Janet Werker, demostró que bebés de entre 4 y 6 meses de edad eran capaces de diferenciar entre diferentes lenguas.

            Aunque esto es algo que algunos investigadores ya habían observado con anterioridad, ellas demostraron que los bebés podían diferenciar incluso las lenguas, aunque no escucharan las palabras. ¿Cómo? Observaron que los bebés podían percibir las sutiles diferencias en los movimientos de la cara del adulto al hablar en las diferentes lenguas, algo que un adulto sería casi incapaz de percibir.

            La Doctora Janet Werker, afirmó que “Los bebés prestan atención a cualquier información que puedan necesitar cuando son muy pequeños. Lo que sucede es que aprenden a retener solo aquella información que es necesaria”.

            Lo que hicieron para llegar a estas conclusiones fue coger a los bebés junto con sus padres y sentarles frente a una televisión en la que se les mostraba una pantalla en silencio y en la que salía una mujer leyendo pasajes de “El Principito”. La mujer iba leyendo en determinados momentos en inglés y luego cambiaba al francés. Cuando se producía el cambio entre las lenguas, los niños reaccionaban y observaban con mayor atención. Con ello podemos darnos cuenta de la importancia de la estimulación en edades tempranas.

            Otro estudio que merece la pena mencionar, fue el realizado en la Universidad de Cornell por la Doctora Bárbara Lust y el Doctor Sujin Yang. No entraremos con detalle en el estudio, pero sí es interesante resaltar las principales conclusiones a las que llegaron:

  • Desde el nacimiento, e incluso antes de que hablen o entiendan una lengua, los niños empiezan a procesar las palabras que suenan a su alrededor. Cuando hablamos de palabras a su alrededor nos referimos a las lenguas a las que los niños están expuestos, con el fin de determinar los sonidos de la lengua (fonemas) y la forma de las frases (sintaxis). Alrededor de los 12 meses, la mayoría de los niños ya habrán “desmigajado” gran parte de estas propiedades de forma que estén preparados para comenzar a producir sus primeras palabras, es decir, si estamos hablando de dos lenguas, los niños a partir de 12 meses ya están preparados para producir palabras en ambas lenguas.
  • Una vez el niño comienza a producir sus primeras palabras y comienza a combinarlas en frases, empezamos a ver cómo desarrollan la habilidad de relacionar los sonidos de la lengua con sus significados. Por ejemplo, si le decimos a un niño "Esto es una mesa" o "It is a table", el niño sabe perfectamente qué es una mesa y qué es una table. Es más, si la mamá le habla inglés a ella le dirá "table", y si el papá le habla español a él le dirá "mesa".
  • Cuando los niños alcanzan los tres años, la mayoría son capaces de controlar gran parte de la lengua que tienen a su alrededor.

            Conviene mencionar el estudio que la Unión Europea encargó en 2004, sobre los trabajos de investigación publicados, las buenas prácticas y los principales principios pedagógicos que sustentan el aprendizaje temprano de lenguas. El informe resultante fue publicado en 2007 y titulado “Los principales principios pedagógicos subyacentes a la enseñanza de lenguas a alumnos en edad temprana”. Este estudio afirma que el inicio temprano del aprendizaje de las lenguas puede ofrecer importantes ventajas a los alumnos, ya que activa los mecanismos naturales que estos poseen para la adquisición de lenguas, al mismo tiempo que se amplía el periodo de aprendizaje en el que se les ofrece una experiencia lingüística e intercultural, ofreciéndoles una serie de beneficios que se verán reflejados en el desarrollo personal, lingüístico, acústico, cultural, social y cognitivo de los alumnos además de en su autoestima, perseverancia y participación.

 

¿CÓMO APRENDER IDIOMAS EN EDADES TEMPRANAS?

            Con el objetivo de respaldar el aprendizaje temprano de las lenguas, la UE desarrolló "El plan de acción para el aprendizaje de lenguas y la diversidad lingüística", que establece que, citamos textualmente:

            “Los estados miembro deben garantizar el aprendizaje efectivo de lenguas en las escuelas infantiles y de Primaria, ya que es en este periodo cuando se configura la actitud hacia otras lenguas y otras culturas y se sientan las bases para el aprendizaje futuro de otros idiomas. […] Los estudiantes más jóvenes toman así conciencia de sus propios valores e influencias culturales al tiempo que aprecian otras culturas, se vuelven más abiertos y se interesan por los demás. […] Los padres y los educadores deben ser mejor informados respecto a los beneficios de este tipo de actividades a edades tempranas.”

            Además de confirmarnos que el aprendizaje de una lengua debe realizarse a edades tempranas, algo que seguramente ya todos sospechábamos, la UE responde a otra de las preguntas que nos planteábamos al comienzo: ¿Cómo hacerlo? Y establece una serie de prácticas adecuadas para el aprendizaje temprano de las lenguas extranjeras:

  1. Crear contextos significativos. Los cuentos e historias suponen un entorno idóneo para la comprensión, producción e interacción oral. Lo ideal es que estos contextos estén relacionados con la vida del pequeño, de manera que le resulten familiares y fáciles de recordar. Contarle cuentos que le resulten familiares y ante los que se sienta identificado hará que recuerde mejor y posteriormente utilice parte del vocabulario en su propio entorno.
  2. El aprendizaje de lenguas por imitación es muy eficaz en edades tempranas. Por eso las canciones, rimas y juegos son tan efectivas a estas edades. Otro tipo de actividades por imitación, como el teatro, también resultan sumamente efectivas.
  3. Es importante elaborar modelos y prácticas en un aula, puesto que ayuda a estructurar lo que sucede. Crear rutinas en la vida de los peques en cuanto a lo que el aprendizaje de idiomas se refiere. Destinar un lugar y un tiempo específicos para ello.
  4. Máxima exposición al idioma. Con esto hacemos referencia a que no sólo el profesor debe ser el que transmita el idioma al alumno, además, se deben utilizar recursos como tarjetas con dibujos y vocabulario, canciones, juegos o páginas web adecuadas. Lo importante es que el pequeño pase el mayor tiempo posible en contacto con el idioma que estamos trabajando.
  5. Implicación de los padres. Es esencial que los objetivos de la enseñanza y el aprendizaje de lenguas extranjeras estén claramente definidos y que tanto los padres como los profesores tengan conocimiento de ellos para poder trabajar en paralelo para conseguir los objetivos propuestos.
  6. Es importante la continuidad y progresión. Es decir, debe haber una continuidad entre los diferentes niveles educativos, para que todo el esfuerzo y trabajo previo no sea en vano.

 

Como conclusión, podemos observar que es indudable que los bebés tienen una gran ventaja sobre el resto de los niños cuando hablamos de un aprendizaje natural y espontáneo. Pero lo que es realmente importante es el papel que juegan los profesores y los padres como guías en el camino de enseñanza y aprendizaje para sus vidas, por eso, como adultos deberíamos exponerles a los miles de caminos que existen y no, por el contrario, cerrarle a posibles oportunidades.

RECUERDA:

En el Grupo AKDcr contamos con un consolidado PROYECTO DE CRECIMIENTO CONTINUO CON EL INGLÉS (PCC ENGLISH) llevado a cabo a través de AULAS DE IDIOMAS dirigidas principalmente a los niños de la etapa infantil (de 2 a 6 años) implementadas en COLEGIOS/ AMPAS/ INSTITUTOS/ AYUNTAMIENTOS. Gestionamos 900 alumnos al año y contamos con 17 aulas distribuidas en varias localidades de la provincia de Ciudad Real.

Si estás interesado en formar parte de ellas o bien colaborar con nosotros como institución interesada, contacta con nosotros.  https://grupoakd.com/proyecto/aulas-pcc

CRECEMOS CONTIGO

Añadir nuevo comentario

Lo último en el blog